EXFOLIAR; seshin; 세신

Este es otro de mis nuevos mandamientos de belleza desde que estoy en Corea, así que voy a contaros algo más sobre ello.

Las mujeres coreanas gastan enormes cantidades de tiempo en fregar meticulosamente todas las partes de su cuerpo. Cada semana cuando voy al jimjilbang (찜질방) o sauna de mi urbanización veo como reciben masajes de los “ajummas” o se limpian unas a otras en los baños durante laaaargo tiempo, y de alguna forma yo también lo he convertido en algo cotidiano en mi vida. 

La vez que acudí al spa dragon hill decidí probar esta técnica del scrubbing coreano y fue toda una experiencia. Te tumbas desnuda en una camilla después de haber pasado por la sauna, jacuzzi etc y una señora en ropa interior te frota con todo tipo de esponjas y cremas hasta el interior de las orejas; al principio es super doloroso , yo creo que grité algo, pero cuando te limpian con el agua caliente y todas esas células muertas caen al suelo yo me sentí como un bebe de nuevo,  y nunca había visto mi piel tan lisa rosa y brillante.

Después de esta experiencia comencé a exfoliarme una vez a la semana en casa ( antes lo hacía cada 15 días ) y a continuación la cara también una vez a la semana.

¿Cómo ha cambiado mi piel desde que sigo esta rutina?  

Sigue leyendo

Cosmética coreana

Es inevitable vivir aquí y no hablar sobre estos temas. Las calles están repletas de tiendas de cosmética, el metro plagado de publicidad, y la piel  de la gente es casi perfecta.

La apariencia es algo muy presente en la sociedad coreana. No es casual que en el centro comercial de mi urbanización no encuentres más que academias, peluquerías y clínicas de estética. Al principio cuando llegas te puede parecer superficial que el porcentaje de gente que se opera sea tan elevado, o que sean tan consumistas y marquistas pero cuando empiezas a informarte mejor te das cuenta que todo forma parte de un gran círculo vicioso y que hay algo más detrás.

La sociedad está inmersa en un bucle de competitividad que es muy difícil romper y que les ha permitido progresar económicamente en muy pocos años pero la carrera por ser el mejor y cumplir las expectativas ha ocasionado una fiebre por la educación, el inglés y la belleza que raya la obsesión.

Las mujeres no se operan porque quieran ser más guapas en si (incluso es normal que los padres animen a los hijos a operarse) sino porque la combinación  de apariencia física y educación es la ganadora a la hora de competir por el mejor trabajo y el mejor marido, para de nuevo competir juntos, hacer dinero y volver a presionar a sus hijos para ser los mejores.

Algunos datos asombrosos:

  • los hombres coreanos acaparan  el 18% del total del gasto mundial en cosmética.
  • Los hombres se gastan mucho más en ropa que las mujeres, y en los últimos 5 años su gasto se ha incrementado un 60%.
  • El 50%  de las mujeres en la veintena se han operado alguna vez.

Pero en este post vamos a centrarnos en el cuidado de la piel …

Sigue leyendo