Meses 4 y 5

Estos dos últimos meses han sido un poco irregulares , con todo el parón navideño ,así que he decidido juntarlos en un solo post. Es pleno invierno, y nunca pasa demasiado en estas fechas…

…jaja jamás para una madre expatriada!

Por mi parte he empezado el año en una especie de guerra interna entre lo que hago y lo que quiero hacer, la gestión del tiempo y la frustración por no alcanzar todos mis planes , que por fin ha llegado a su fin. Cambiar de verdad no es fácil, tener tiempo para hacer cosas que te apasionan es un privilegio, pero yo llevo demasiado tiempo siendo práctica y eficiente y esta nueva forma de vida requiere aprendizaje. Es muy sencillo poner el despertador  e ir todos los días al trabajo, recibir un sueldo, salir los fines de semana  e irte de vacaciones en verano.

En estos meses he lidiado mi particular cruzada para justificar la pregunta del y “¿ahora ( que no trabajas ) qué haces?” y por fin me he dado cuenta de que no necesito hacerlo nunca más. Quiero dedicar un post a las mujeres expatriadas y su página en blanco, pero hoy solo hablo por mi .

Cuando tu motor es la curiosidad, siempre le faltarán horas  a los días, siempre tendrás mil y un planes que no puedes acometer y de repente te encuentras con que te has apuntado a 4 cursos on line, 3 talleres,  tienes un montón de telas esperándote para hacerle vestidos a tu hija, no has publicado nada en el blog, tienes los deberes de inglés sin hacer porque te has tirado 10 minutos averiguando mas formas de decir pobre y rico… sigues dandole largas a amigos en el skype, la caja de pinturas y la tableta wacom que te regalaron los reyes está sin estrenar, y toda una agenda de listas to do interminable.

También se te olvida muy a menudo que  eres madre y que todos los malabarismos que haces y te parecen tonterías son en realidad esenciales … Y te das cuenta de que la peor conciliación no es la laboral ni la del otro sexo, sino la propia.

Ya puedo decir que no me importa la cantidad de cosas que hago, y puedo pasar una mañana en el gimnasio y la sauna sin sentir remordimientos, o simplemente sentarme a leer un libro.

No se donde me conducirá este regalo de “periodo sabático” de 3 años , ni si conseguiré del todo aprender a ser menos práctica, ser mas haiku y valorar como se merece el esfuerzo de ser madre, pero lo que si se es que haciendo cosas que amas y arriesgando acabas llegando a sitios que merecen la pena.

“Keep looking, don,t settle” ;“Stay hungry, stay foolish” Nunca me canso de oir este discurso